CIERRE TOTAL

​Nos hemos vuelto mezquinos. Insensatos a la hora de aceptar que existe alguien que nos quiere así, lleno de defectos e imperfecciones, de burdas terminaciones y falsas apariencias. No aceptamos que haya alguien quien guste de nuestros defectos y buscamos incesantemente alguien que sólo quiera lo mejor de nosotros, que se fije en nuestras cualidades, en la bonita ropa que compramos, o en la sonrisa falsa lograda tras años de dolor con la ortodoncia. Nos enfrascamos en mentiras, aceptamos que debemos estar es con quien elijamos  y no con quien nos elige, así frenéticamente perdemos la esencia y quizás hasta nos hacemos daño.

Alejamos a quien se preocupa de nosotros, confundimos el aprecio con intensidad, un saludo con intensidad, el hecho de querer conversar de cualquier tema con intensidad. Queremos que nos conozcan bien, que haya química, un enlace casi mágico, que todo fluya a la perfección, pero dejamos todo el trabajo a una foto de perfil. Aquella que fue el veinteavo intento, luego de probar muchas poses, dirección de la luz, ambientación, enfoque del lente, filtro, etc. Todo para luego juzgar cualquier acercamiento por una mera apariencia. Es verdad, somos mezquinos, además, nos sobrevaloramos la mayoría del tiempo. Creemos que valemos mucho, que merecemos más, que con mi sonrisa merezco una modelo, que a su vez sea inteligente y que le guste hablar de temas variados y ni siquiera sabemos mantener una conversación. 
Excepto cuando es la persona equivocada, aquella a la que le hacemos un altar a punta de mentiras, o a la que dejamos de ver objetivamente cegados por la obstinación o el supuesto “amor”. A esa le ofrecemos todo, incluso algo que no somos. Ni siquiera nos valoramos, porque con esa persona, la endiosada, somos meramente marionetas que profesan una fe ciega. Y así se va la vida, escogiendo mal, sin aceptar que no es el otro el que te usa, sino uno mismo el que se entrega para ser usado.
Detengámonos a pensar, quien realmente somos y quienes están a nuestro lado, invisibles por causa de nuestra propia y estúpida ceguera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s