SUCESOS 


​Su rostro es un paisaje hermoso y a la vez agreste y peligroso. Piel de nieve cubre su cara, que con inconmensurable frialdad detiene la mirada notando la magia que sucede cuando se encuentra dicha piel blanca con los hilos del más oscuro azabache de su cabello que dividen y colisionan con la suavidad de la superficie. Luego encuentras el par de perlas negras que conforman sus ojos, un embudo que absorbe la luz, el alma, y cualquier distracción que conlleve retirar la mirada de ese par de ojos. Ah,  y si vieras las colinas agrietadas de sus labios rojos, manchados del carmesí de las arenas, con diminutas grietas que juro, sería capaz de contar una a una. Si te dijera que su rostro es el más hermoso y agreste paisaje que en tu vida verías, no me lo creerías, sin embargo, si lo vieras como yo, aceptarías que no hay un destino que permita huir de su belleza, su embrujo, su demoníaca perfección y la oscuridad latente que subyace en su angelical sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s