Polillas Soñadas

​Al despertar fui, 

como de costumbre, 

a abrir las ventanas 

para espantar las polillas 

que se comían los sueños 

pegados a las almohadas. 
Volvía a mi cama, 

Pero yacía otro cuerpo mío, 

Tumba’o bajo las sábanas,

Le besé, como quien se besa.

Y (le) desperté, confuso de quien era

Para correr a abrir las ventanas.
Sembrado junto a las persianas,

Estaba otro cuerpo mío, asediado por el alba

No sé si era el sueño, o quien soñaba

Pero al volver la vista a la cama, 

Yacía otro otro cuerpo mío, tumba’o en calma, 

Fui a despertarlo, y me despertaba.
Una, dos, tres… y cada vez

El cuarto estaba más inundado,

De otros cuerpos que eran yo, y no,

De polillas obesas en las almohadas

Corrí para lanzarme por la ventana, 

Al asfalto, lleno de sueños suicidados.

  

Desperté, y un río de yos que se abalanzaban, 

Como una avalancha, de la ventana al asfalto,

dentro mío perecían y reencarnaban , 

Me hinché de sueños e ilusiones cercenadas

De capullos de flores y estrellas a lo alto

Y  estallé en miles de polillas soñadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s