Viajes de sueños vagos

En mil días y mil noches que valían por cuatro cada una, anduve el mundo.Un mundo cruel y despiadado donde nada existe a menos que sea pensado. Y créame pensar algo que no existe es; como decirlo, en extremo complicado. Aún así, yo exploré ese mundo. Sólo llevaba un rastro de ti, una foto desenfocada y velada al sol, pero en ella un rasgo estaba presente. Unos ojos verdes, cafés, miel y negros. En tantas aventuras; que hoy no te contaré, conocí seres de leyenda, de terror, de admiración, de fábula y de majestuosidad infinita. Te deberé una explicación más profunda, pausada, extensa y detallada de esos viajes por las tierras oníricas. Pero lo importante que debo decirte es, que sin importar lo imaginado, con qué me encontrara, aquello deslumbrante, entre muchas más cosas. Tú y tus ojos verdes, cafés, miel, negros, son lo más hermoso que jamás podría llegar a abstraer de los recónditos lugares de mi mente. Así pues, una foto velada donde escasamente aparecían tus ojos, fue mi mayor tesoro cuando estaba allí atrapado, en el profundo mundo de la inspiración y el pensamiento donde todo puede existir pero solo existe lo que imaginamos o se realiza la imaginación, se ceban los sueños y sustituyendo la realidad el claroscuros trasciende hasta bifurcar e inducir a dudar ¿Eres real? O ¿Eres una historia de ensueño para leer, escribir y contar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s