Apropósito del 14 de julio

Pero ¿qué tiempos desvergonzados, atrevidos y anárquicos son estos? Han llegado a hacerse tan irrespetuosos que perturban el sueño de un monarca. El duque de Liancourt llega a todo galope a Versalles, en un caballo cubierto de espuma, para traer noticias de los sucesos en París. -Declárenle que el rey está durmiendo- Insiste en que lo despierten; por último, déjanlo penetrar en el santuario del sueño. Comunica: “La Bastilla tomada por asalto. El gobernador, asesinado. Su cabeza, clavada en una pica, es llevada por toda la ciudad.”
“Pero ¡eso es una revuelta!”, balbucea espantado el infeliz soberano.
Mas con severidad corrige el mal mensajero: “No sire, es una revolución.”

Fragmento de Maria Antonieta por Stefan Zweig

 

13738190_10153761185462963_2383834662011897149_o

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s