Aliert Mertop

​La inconsecuente realidad, destituida, destruida, distante. Extraida del obsceno burdel de la decisión y la burocrática portería de sus presiones, han terminado por freír esos pedazos de ortogonalidades keiness que se hacen llamar uno.
Sesgados se huyen unas de otras y destruyen quién somos; arrebatan la poca calma del cuerpo para mantener latente la miseria en que nos encontramos como traficantes de miedos, temores; se venden sin impuestos y con costo casi nulo, lo primordial es no estar completos y verse introducidos en esa oligo-nada que nos deteriore.
Ahí entonces enfocamos qué fatwa propone la vida hagamos, ahí o morimos o nos levantamos con eso que no deteriora ese río de nada, ni lo que nos acecha…con nuestra memoria intacta, aunque la consecuencia de una consciencia destruida nos delimite el caminar planteamos avanzar. Y resolvemos los problemas de la vida, evitamos que nuestros males tomen control y bifurcamos lo que es nuestra memoria (Fuerte y decisorio) y lo que la consciencia le han determinado ser. Miedos vivos, obsesiones que se posesionan de todo, ira; en el otro camino la sensatez manda y cumplimos con lo que nos proponemos y sonreír es posible, no hay obsesiones, ni pulsiones, ni ira, ni miedos. Cierta calma se apodera y ahí sonríe ese taciturno sin nido de brazos para protegerse o con muchos nidos que no desean entender qué sucede y solamente tener ese cumplimiento formal de servir -No es la formalidad lo que nos hace escribir- ni una razón, solamente el valor de entender que ahí en ese sujeto enclaustrado en su cuerpo la imagen perfecta tiene tantos Valdes llenos de paradigmas como sonrisas por compartir y robar. La cordura es una atadura, una cuerda y en un sujeto así estar atado no es una opción, lo bello del Universo ha sucedido ¡AH! Ha sucedido sin exigencias agobiantez, lo dejó ver cuando sin querer nos llevó hasta el punto de contar, de no estar más que huyendo a éstos warps que nos rodean.

Y no se sabe para qué escribir, describir y dejar abierto esto. Se sabe que hará un gran bien en quién lo hizo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s