HOMENAJE DE DESPEDIDA A UN GRANDE

“Antes todo era sencillez, rusticidad y paz. Y de pronto el valle se vio invadido por las máquinas; el medio día fue roto por el ruido estridente de las sirenas; los caminos se perdieron bajo toneladas de polvo y anchas vías cruzaron el verdor de los sembrados; los árboles cercados por el humo, envejecieron y terminaron por perder sus hojas y sus nidos; y el silencio huyó para siempre hacia las montañas. Así como el paisaje los rostros cambiaron también. Ya no era la cara ancha y sonrosada del sembrador. Eran rostros sembrados de cicatrices, con hirsutos pelos que les daban apariencia bestial o ridícula. A eso lo llamaban algunos pomposamente civilización, progreso. La esperanza de la patria estaba allí; con el sacrificio de unos pocos se aseguraban la tranquilidad de muchos, era necesario que el valle perdiera su aspecto bucólico, para que la nación recobrara su estabilidad económica.”

Fernando Soto Aparicio (1933-2016)
“La Rebelión de las ratas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s