Leerte

Podría escribirte toda la noche, o simplemente mirarte. Hoy, atrevido a todo, he decidido acariciarte. No por libido, o por simple tacto, tampoco por sensualidad. Deseo acariciarte para conocer tu textura, para sentir entre mis dedos cada imperfección de tu piel, cada surco, para sentir el calor que irradias y porque no, un poco de tu alma. Esta noche, no voy a escribirte ni a mirarte, voy a cerrar los ojos y ocupar mis manos para conocerte. Hoy voy a leer en Braille tu ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s