Realty

Cuentos de hadas causantes de crianzas erradas y actitudes viciadas. Historias que enseñaban finales felices sólo después de la crónica y luego de eso un vivieron felices para siempre. Cuentos de hadas causantes de hábitos incorrectos, de princesas que esperaban su príncipe en una vida aburrida, dormidas y excluidas de la realidad, y así, de la nada un amor eterno, dos almas gemelas con nada en común más que la ceguera de una febril obsesión. De sapos que al ser besados se convierten en príncipes y de drásticos cambios del destino.

Pues yo no quiero un “y vivió feliz para siempre” como si esperara un detonante para mi felicidad, por eso siempre tacho esa frase y la sustituyo por: y vivió feliz desde siempre, incluso mientras la historia era contada. Y si soy el príncipe jamás iré por la princesa durmiente, o aquella que no sale de su fantasía, buscaré a aquella mujer que haya vivido y no me refiero a lo mejor que ofrezca el mundo, sino a aquellas desilusiones que nadie busca, que nadie merece y apenas la encuentre le ofreceré un crisol para ir forjando un par de almas gemelas, con tiempo, con dedicación, con la paciencia de aquél que no tiene tiempo. Y luego le advertiré que quizás yo, sea de esos hombres que al besarlos se vuelven monstruos más despreciables y horrendos que un sapo. Le ofreceré la mejor de las historias, la realidad aquella donde siempre sobra algo de nada y se llena con mucha sensatez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s