ROSA OPACA

Rosa negra, de pétalos que algún día fueron sangre. Rosa negra, de raíces frondosas y tallo peligroso, con espinas gigantes, puntiagudas y venenosas. Un día fuiste la rosa más bella de la pradera, la más inocente, la que más amaba. Hasta que un jardinero cruel tomo tu esencia, la usó, la pervirtió, la degeneró y marchita quedaste en un jarrón de porcelana, sobre una mesa de marfil. El viento te trajo a mi, rosa negra, peligrosa, maldita, encantada. Antes de eso, tuviste una eternidad de incomprensión, de temor, repudio y dolor, pues nadie se atrevía a tocarte, mimarte, acariciarte y los pocos que se atrevían con tu tallo morían o las hojas resecas los atosigaban o los pétalos negros los asqueaba por su tacto tosco. Rosa negra, te amé cuando eras blanca, cuando eras roja, cuando eras recuerdo y ahora que eres negra. Pues, aprendí qué, hasta la esencia del mal puede ser salvada, aprendiendo los caminos de tu tallo, las razones de tus hojas y el sentir de tus pétalos. Rosa negra, rosa hermosa. Te amo Rosa valerosa.

Anuncios

AL AIRE DE VOS

“Ayer, el frío terminó
Lo que tú empiezas hoy
Y ahora que acabas
Devuelves a mi los sueños
Con solo mostrar tu palma
Bondadosa, tomar la mia;
Pues he caido en barro
Y te temo contaminar
Con las manchas de mis brazos,
Los insectos del espaldar.
Mas tú, arroyo purificado
Haces lo mismo conmigo
Y vuelvo a nacer tuyo
Como en ritual místico.
Entonces, me siento bello
Digno, también admirable
A tus ojos y presencia,
¿puedo volver a tu lado?
He dejado ya de pecar,
Debo confesarte; amor,
El miedo a perderte
Es un bus bala a la cabeza
Es un descontrol del ritmo y mis funciones,
vuelta al origen, muerto en vida
Sin fuerzas, también mudo
Caigo sostenido por
Muchos cabellos endebles,
Soy quebradizo y frágil;
Yo, ahora destruido…
Ahora enamorado…
Ahora arrepentido…
Ahora vuelto mierda
Sálvame de desmoronar,
Que no barriera el viento
Un triste cuerpo trillado
De desidia y desamparo
Es mi súplica y favor.”

Mirada de niña…

Las miradas pueden ver sin percibir, sin sentir lo que el alma guarda consagrada en medio de la memoria de los sueños, las horas en que la niña juega a las muñecas en medio del regazo de mama, las horas en que los jugueteos inocentes son más que alusiones al mañana donde los labios no recitaran más los cantos de la rueda de san miguel, sino prosas amorosas a efímeros caminantes que se desvanecen en medio de la lejanía…

Su mirada es firme e interroga a mi algo sobre los días en que yo también jugaba a ser el héroe de las leyendas escritas en los cuentos de los hermanos Green, en los relatos de Rafael Pombo o en los libros de comic de Marvel o DC… su mirada es firme y me encrucijada en medio de su aire de mujer y los pocos días que lleva de jugueteos a ser una dama de palacios en medio de la mar salada o las arenas de los desiertos lunares…

Me podría perder allí, en medio de esos labios color carmesí, que besarían mi sueños con la misma ternura de las palabras escritas a una madre en un día de reyes a la espera del festival de la muerte de los días neonatos y la llegada del carnaval del año nuevo de la adultez inhóspita… me podría perder en medio de las líneas de un cuerpo que aun lleva de la mano a la esperanza de un mundo que se abre para darle paso a sus nuevas horas, pero que se resguarda en el misterio de una juventud siega y deseosa de nuevos relatos en los que es la princesa del cuento de hadas, donde el valiente hidalgo la rescata de los molinos de vientos y juntos danzan en medio de mares de anís y cebada…

Las miradas pueden ver sin percibir lo que en realidad guarda la mente de una niña con sueños de mujer, lo que se guarda tras el color castaño de sus pupilas, lo que se esconde en medio de sus labios color escarlata que aún no escriben las historias de un mañana, pues el día apenas inicia…

A una amante

Por: José Miguel Pérez Amézquita
Puertorriqueño

Yo prefiero morir como se murió Mojica,
Muerto de hambre pero harto de caricias;
Y si en verdad tú me quieres como sabes que te quiero,
Ven conmigo a comenzar un mundo nuevo.

Olvídate que tu marido diga que nos va a matar,
Yo estaré siempre contigo y sola tú no estarás ;
Y si sientes que eres mía como dices que lo eres ,
¿ Por qué no aprendió a quererte como tú te lo mereces ?

Tan sólo a Dios yo le temo y aclamo su piedad,
Lo que ahora le propongo yo sé que Él lo entenderá ;
Ya pronto te iré a buscar sin el temor a escondernos,
Porque sé que ya viole su noveno mandamiento .

Todavía  estás a tiempo ,por si acaso te arrepientes de las cosas que te digo,
Tú sabes que no te miento, el tiempo ha sido testigo;
Pero no dejes de hablarlo, por si tengo que jugar con las cosas del destino,
Y tú tomes otro rumbo y yo siga otro camino.

Con esto que yo te digo, con esto que yo te escribo,
Yo no quiero pretender que zambulló en el machismo;
Pero tengo que entender lo mucho que te han herido,
Y la culpa ha sido de Él , éste que es tu marido,
                    Y éste será su castigo.

Copyright “©” Derechos Reservados 2016
José Miguel (chemiguel) Pérez Amézquita

Carta de un poeta a su inspiración.”La muerte del poeta”

Todo en la vida inicia y termina con momentos.

El amor, la amistad, la soledad y el desamor, sentimientos que nacen y mueren.

Hoy ha muerto un poeta, ese mismo que buscaba un momento, el mismo que intento de mil formas expresar un sentimiento.

Ahora pienso: ¿Sentimiento o capricho? No lo sé.

Pero si fue un sentimiento, este produjo palabras tan sinceras llenas de tal honestidad que cada sílaba era un suspiro envuelto en llama de pasión y si fue un capricho, simplemente llegaste a ser el capricho más hermosos que un hombre puede tener.

Querida, sé que te preguntas: ¿Porque lo hace, sí no he hecho nada por él? Existes y eso es suficiente.

Hoy padezco de una enfermedad comúnmente llamada soledad. En esta soledad que ha traído angustias, dolores, besos, abrazos, cartas, mensajes, chocolates, flores, amores, desamores, sorpresas e ilusiones llegaste tú a desordenar el control que tenía sobre ella.

No es justo, desgastarse pensando y buscando la forma de agradarte. Ahora pregunto: ¿Vale la pena conquistar sin existir química? La respuesta es sencilla y única; NO.

La muerte de un poeta no se acaba cuando la vida misma se extingue, finaliza cuando la inspiración toma otro rumbo.

Al final, cada suspiro, cada mensaje, cada intento, cada flor, cada detalle simplemente son eso… Nada lo cambia, nada lo modifica. Continuó intentando conocerme, aún no lo consigo. En mis actos logre miles de sonrisas, quizás sonrojarte, posiblemente inspirarte pero claramente cada intento fue bello para ti y para mí aún más.

Cuando la soledad va de la mano llevándome por este largo camino una sonrisa hace la diferencia.

Agonizo, muero lentamente, los latidos de este sentimiento fallecen porque se han desviado del camino imaginario que talle en un bosque que se perdió al tratar de crear un mundo nuevo.

Prontamente, mi corazón de poeta dejara de latir, y no solo por ti, si no por cada intento de construir un sentimiento que se perdió en un camino sin retorno.

Al morir este tu poeta, se llevará consigo el amor, las palabras, las caricias, el sexo, las flores y cada detalle.

En mi testamento no estás tú, y simplemente no estás porque mi mayor riqueza ya fue tuya, ya te la entregue.

Mujer hermosa, en mi última voluntad deseo que encuentres lo que buscas, lo cual no sé qué es, pero espero que lo encuentres.

Mi tiempo se agotó, me llevo conmigo la inspiración… Me llevo tu sonrisa.

“Así ha muerto un poeta, despidiéndose de su inspiración”.

A TI

Asi pasaba mis tardes leyendo un libro, tomando café y viendo por mi ventana, esperando el momento en que puedas volver, cada tarde mi esperanza de crecía y mi ilusión terminaba cada vez que acababa mi café, esta tarde precisamente llueve y asi llueve sobre mis mejillas, parece que este día el cielo y yo compartimos nostalgias y tristezas, mi amor parece que todo transcurre en cámara lenta, veo como cada gota golpea el vidrio y muchas otras caen sobre el pavimento, quiero quiero salir y mojarme, gritar y gritar al cielo y preguntarle porque te fuiste, sin razón, sin explicación, quiero salir y sentir la lluvia y que el agua se mezcle con la de mis ojos haciéndome pensar que no estoy llorando, pero aqui estaré esperando por ti, rogándole a Dios que siempre tenga una buena lectura y una taza de café para mi compañía, el dia que no los tenga, ese dia dejare de esperarte…

OTOÑO

El otoño es el tiempo donde los arboles danzan y las hojas bailan al son del viento, al bamboleo de la tierra. Otoño, es el tiempo, cuando la naturaleza se desnuda y se libera de todo. Así la tierra se cubre con hojarasca que le sirve como abrigo para soportar el invierno. Otoño es, una estación de bailarines, danzantes, desnudos y abrigo. Otoño es, sin duda, el tiempo donde la tierra hace el amor.