MI POÉTICO AMIGO

Hace cinco años, y cuatro meses 
quedé preñado de un poema.
Diario le abonaba con abrazos y sueños
Le pulía sintaxis, sentido, musicalidad;
añoraba verle salir a defenderse
De la tierra, la hostilidad, 
los poemas más grandes.
Sería el reflejo fiel de mi alma
Mi juventud escurrida en letras
después yo/ un viejo decrépito, 
Iría al acantilado/ dispuesto a morir.

Hoy lloré al saber que no saldría.

Agarré la libreta donde estaba escrito, 
(habían más tachones que versos), 
vacié mi memoria, 
Los tiré a mi sombra devoradora.
Y de un zarpazo, le engulló.

Le guardaré luto el resto de mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s