DE AÑICOS A MUJER

Ella nació del barro, se hizo porcelana. Tantas veces se rompió que en polvo quedó reducida. Con agua de lágrimas saladas se humedeció y barro volvió a ser, de nuevo porcelana.
La magia está en que su sonrisa lo fragua todo, la sinteriza, la endurece sin perder la suavidad de su tez, de su carisma. La magia está en que sin importar cuantas veces quede echa añicos sus lágrimas ablandaran los trozos duros; la transformaran de polvo a barro, su voluntad de nunca rendirse la llevará de barro a porcelana y su sonrisa cálida y sincera la restaurará de porcelana a la mujer más hermosa que jamás verás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s