ESTE CAMINO

Ni idea tendrá de cuanto esperé la primera conversación. Eso si le aseguro que la vi pasar todos los días frente a mi sin inmutarme ni un poco, aunque al interior estaba desesperado y sumido en ansiedad. No se imagina cuantas veces ensayé lo que le diría, lo que yo diría. Así pasaron muchos meses, tantos que ya parecía una costumbre verte pasar hasta que a causa de la suerte; una coincidencia increíble, tropezamos a la salida del lugar. Volaron tus papeles y mis cuadernos, ¡un completo desastre!! y hasta ahí llegó todo mi ensayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s