Día 13

No quiero tener esas pequeñas e insignificantes conversaciones, al menos no contigo. Escríbeme, así sin decir “hola” cuentame por qué te enojaste con tu madre en esta mañana, dime por qué tienes esa marca en forma extraña en tu espalda.

Mándame párrafos sobre la vez que te quedaste a dormir en la casa de aquel pariente lejano al que detestas en secreto. Llama a mitad de la noche y explícame por qué crees en dios, o justifica por qué lo haces, dime sobre la vez que observaste a tu padre llorar.
Hagamos una lista sobre las cosas que te derrumban, hablame por horas de esos detalles que parecen no tener importancia o sentido para ti. Te prometo escuchar y brindar atención, dime todo… No quiero una persona que solo me pregunte ¿Qué haces?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s