NO TE ENSEÑÉ

“Sabe por qué nunca le enseñé arquitectura, porque en los sueños las paredes se construyen en instantes y el adoquinado se puede hacer de flores y las flores a las afueras de los jardines no son más que un arquitectura del sentido común, sabe por qué no le enseñé arquitectura, porque el arco de medio punto que sostiene los acueductos romanos jamás serán tan perfectos como el arco que forman sus cejas cubriéndole los ojos, nunca podría haberle enseñado arquitectura porque la distancia de metro y medio que por ergonomía se requiere para caminar por un andén no es más que la medida insignificante que necesité para comprender que sus ojos eran marrón más no negros, la arquitectura no la pude haber enseñado más cuando los rascacielos nunca han llegado al cielo que usted proporciona cuando lo describe en sus sencillas palabras, yo no pude haber enseñado arquitectura a quién comprende perfectamente que el sol sale por el este y se oculta con un buenas tardes…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s