NARRANTIVAS DE ANTAÑO

Y hoy… como nunca y como siempre, 
se descongela el averno, 
justo, cuando creí que podía.
La noche blanca te posee 
y tus demonios te aprisionan en lava y azufre,
no te rescato, pues Dante ya escribió esa historia.
El silencio amellado no me hiere, 
la palabra obesa no te encuentra 
grameo, esnifo y suspiro tu ligera y querible imagen
Lacero mi alma buscando: 
huellas de las moscas que comen tiempo podrido y
tu blancura del maquillaje del espacio exterior simulando el cielo mortal.
Se presenta otra vez, ante mí la liana 
y no es caótica, ni brilla, ni describe espirales, 
no sirve para suicidarme 
como tus cabellos de agujeros negros.
Se desangra la vía láctea, el sol llueve 
y desintegro mi existencia, fileteo mi carne, 
separándola de mis pensamientos y estos de mí … 
y no te encuentro a vos, ni a tu llanto secreto.
Tu libertad deliro, mi concierto para delinquir no te secuestra. 
La realidad es ametrallada de quejas,
no hay Baudelaire, ni Bukowski, ni Gonzalo Arango 
que digan “mierda de amor” 
pues no hay final, ni nada junto a vos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s