ME ENAMORÉ

Me enamoré de una dama. Una dama de vestir formal, de sonrisa franca, de porte sensual y mil cosas más. Me enamoré de una dama, capaz de mover estrellas, de iluminar soles. De ella, hasta las orquídeas sentían celos. Me enamoré, perdidamente, aunque con toda mi entereza. Aunque mi alma deseosa de ella, clamaba por verla, mi mente la respetaba tanto que me dedicaba a escribirle. Me enamoré de una dama, capaz de plantear sus metas y seguirlas, capaz de demostrar el empeño de una guerrera, la dedicación de un sabio y el cariño de una madre. Admiro a esa dama, mi alma lo hace, mi espíritu también. Espero, poder algún día demostrar lo grandioso de su ser, la luz de sus ojos, la vibración de su alma, tan solo con mis letras. Así al menos me sentiré que le he devuelto al mundo un poco de la belleza que he apreciado de ella. Me enamoré de una dama, desde la primera vez que la vi y mientras más conozco de ella, acepto qué, quizás mi ser ya no tenga salvación alguna. Para qué, si ella es un cielo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s