Cafe-negro-oscuros

El cielo nocturno no era tan oscuro como sus iris cafés. Me atrevo a pensar que tampoco era tan grande. Al mirarla veías lentamente su pestañear y caías en el embrujo de notar cómo algo diminuto se volvía infinito, esa era la magia de sus ojos, de su iris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s