Día 51: Una bella coincidencia

-Tenga ojeras terribles
-y cómo no las vas a tener, si no dormiste en toda la noche.
-Pero, tu eres el culpable.
-¿¡Yo!? Si tu eras la de la sonrisa que me quitaba el sueño, si tu eras la de la conversación interesante, si tu eras la de la mirada escalofriante y encantadora. Yo sólo seguí el juego y me dediqué a disfrutarte toda la noche y ahora por eso tu pareces un mapache por esas ojeras y a mi ni un café me salva de ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s