A Lulú

Ella mira el mundo con la inocencia de una mujer ambiciosa, esperando las respuestas a los interrogantes que la vida le ha planteado. Ella, se enfrenta a cada obstáculo, con la fuerza de un huracán, solo comparable con la indiscutible firmeza de su ímpetu. Ella, hará caminos que pocos caminantes tendrán el placer de recorrer, pues está llena de un mundo tan perfecto, más allá de una utopía. La felicidad no es su propósito, es su alidada y la cobardía le huye cada vez que se remite a mirarla a esos ojos profundos que desatan infiernos en los demás. Ella mira el mundo con inocencia, y yo la miro a ella con el amor más inocente, con la pureza suficiente como para dar mi vida por ver cómo construye caminos, que espero me permita divisar, así sea a la distancia. Esto es un amor infinito hacia ella, que es más que mi propio mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s