NO TE ENSEÑÉ

“Sabe por qué nunca le enseñé arquitectura, porque en los sueños las paredes se construyen en instantes y el adoquinado se puede hacer de flores y las flores a las afueras de los jardines no son más que un arquitectura del sentido común, sabe por qué no le enseñé arquitectura, porque el arco de medio punto que sostiene los acueductos romanos jamás serán tan perfectos como el arco que forman sus cejas cubriéndole los ojos, nunca podría haberle enseñado arquitectura porque la distancia de metro y medio que por ergonomía se requiere para caminar por un andén no es más que la medida insignificante que necesité para comprender que sus ojos eran marrón más no negros, la arquitectura no la pude haber enseñado más cuando los rascacielos nunca han llegado al cielo que usted proporciona cuando lo describe en sus sencillas palabras, yo no pude haber enseñado arquitectura a quién comprende perfectamente que el sol sale por el este y se oculta con un buenas tardes…”

Anuncios

A ELLA II

Te cuento que haría una batalla contra el tiempo para que de verdad coincidieramos, para que mis esfuerzos llegasen más hondo; esas lindas sonrisas no sobran para mí y menos cuando me entero que como yo en el caminar de tu vida lo esencial lo encuentras al sentir, te enamoras pero tan fuerte como quién te enamora te lleve.

Mi ideación de serte claro solo permitió que lo que era claridad se convirtiera en chaos y el chaos en miedo y el miedo en una debilidad y así esta debilidad me llevó a un estado de alegría tan tripiante que únicamente ese término (que hasta el momento no entendemos pero usamos) describe qué sucede. Yo no sé qué pasa, yo insisto en que darte la mano o besarte serían más fuertes que cualquier charla pero -hay una inconsistencia y es la distancia que se debe crear sí o sí entre Tú y Yo por un simple asunto ético, uno que Yo humano y Yo Kateriano resguardo y no romperé- esas charlas y ese beso y esos todos son solo ideaciones, desde ti seguramente hubo en su espacio una motivación sensorial aunque con dificultades que solo entiende la vida, de mí hubo una inconsciencia que rayaba lo enfermo.

Sin más ni más, acá me quedo, acá profesando mis narrativas y las que me ha narrado el universo. Expresando mis ganas de pensarnos en el camino y no más no más…aunque mucho más ¡ojalá! –No el Ojalá de Silvio, sino el Ojalá de Jounin el Ojalá que vuela–.

NARRANTIVAS DE ANTAÑO

Y hoy… como nunca y como siempre, 
se descongela el averno, 
justo, cuando creí que podía.
La noche blanca te posee 
y tus demonios te aprisionan en lava y azufre,
no te rescato, pues Dante ya escribió esa historia.
El silencio amellado no me hiere, 
la palabra obesa no te encuentra 
grameo, esnifo y suspiro tu ligera y querible imagen
Lacero mi alma buscando: 
huellas de las moscas que comen tiempo podrido y
tu blancura del maquillaje del espacio exterior simulando el cielo mortal.
Se presenta otra vez, ante mí la liana 
y no es caótica, ni brilla, ni describe espirales, 
no sirve para suicidarme 
como tus cabellos de agujeros negros.
Se desangra la vía láctea, el sol llueve 
y desintegro mi existencia, fileteo mi carne, 
separándola de mis pensamientos y estos de mí … 
y no te encuentro a vos, ni a tu llanto secreto.
Tu libertad deliro, mi concierto para delinquir no te secuestra. 
La realidad es ametrallada de quejas,
no hay Baudelaire, ni Bukowski, ni Gonzalo Arango 
que digan “mierda de amor” 
pues no hay final, ni nada junto a vos.

A VECES VECES

A veces, las personas llegan a nuestras vidas en el momento perfecto… tanto, que de haber llegado antes o después las probabilidad de conocernos habrían sido nulas…

A veces, esos momentos coinciden con nuestras decisiones de vida con tanta precisión y exactitud que terminamos sorprendiéndonos y descubriendo cosas que desconocíamos…

A veces, por alguna extraña razón que aún desconocemos, dejamos de preocuparnos por el pasado y a decir verdad, es poco lo que esperamos del incierto futuro, para entregarnos por completo al inestable, pero real y vivido presente.

A veces, solo a veces el destino parece jugar bien con los hilos que mueven y entrelazan nuestras vidas…

A la niña…

Ella está suspendida en la cotidianidad, él está medio muerto y medio loco. Se miran, se sonríen, el tiempo falla y toda la ciudad se detiene a contemplar. Su alma lo abandona y se va a sentar al lado de ella, es lamentable que la música de fondo sea el vibrar de los rieles y el murmullo de los alguien, ella no para de sonreír, radiante y luminosa, la simple amabilidad no es la autora de esas arrugas en su rostro. Infranqueable es su quinesis, parecen conversar a pesar de su lejanía, se dicen y desdicen cosas que al final sólo son puentes de silencio. Sus ojos también se posan en las ventanas de su entorno, como procurando esquivar la quietud y crean la atmósfera indicada para un buen suspiro, juegan a imaginarse y no hacerlo, a sospecharse sin ser descubiertos. Es inevitable la despedida, ¿cómo finalizar tan memorable suceso? Poner en un apretón de manos, la responsabilidad de expresar el golpe de estado causado a los sentidos, y la promesa de no morir antes de otro encuentro.

ME GUSTAS

Me gustas bohemia, rebelde y obstinada. Me gustas asi, endemoniada a veces y aparentemente fria. Me gusta que te enojes cuando te digo te amo, pero te quedas para tentarme a seguirlo diciendo. Me gustas asi, dificil conmigo, aunque sonriente siempre. Me gustas con todos tus defectos, porque me gustas real y si bien deben haber miles detras de tus cualidades, a mi me gustas por esas cosas que solo yo he visto. Me gustas pa ya, pa ahora, pa siempre. Pa decirte al oido que antes de conocerte ya me gustabas, ya te amaba, ya te deseaba, porque asi como eres, es como me gustas, perfecta para mi.

ALEGORÍA AL TEMOR

-Tenga cuidado con esos ojos- me dijo el viejo.
-¿Porqué debería tenerle miedo a un par de ojos? Eso no me asusta.- Le respondí.
-No sabes lo que dices. Unos ojos te pueden llevar a la calle, a la ruina, a la cama, a la locura, al cielo, o ser las puertas del infierno. Una mirada bien dada te puede desacomodar hasta las entrañas, hacerte sudar, descompensar tu estómago, hasta temblores podría causar. Tenga cuidado con esos ojos, que en ella se ve experiencia tratando con demonios y a usted, ese abismo lo puede engullir completamente, no solo el deseo, sino su cuerpo y hasta su alma y voluntad. Tenga cuidado, le advierto. Porque unos ojos que estén conectados con el alma son la vía más rápida para conocer un ser y hay seres tan espectacularmente malvados, siniestros e interesantes que son llamados ángeles. Sin embargo, aunque debe tener cuidado, le aconsejo que se desboque por esos ojos.