LOA Al LLANTO

Es natural para un bebé llorar, de esa manera comunica al mundo su sufrimiento. Aunque el bebé no entienda qué es el dolor, ni mucho menos de dónde viene ese sufrir, sospecha, desde lo más interno de sí, que algo anda mal.
Eso mismo sigue pasando, pero ahora, duelen otras partes que no se entienden: un pedacito de nube, una ola que sea del azul preciso, un pájaro mojado… es una sospecha de que algo anda mal con la vida, sentida desde lo más extraño de sí, un poco insondable, acaso impalpable .
Es doloroso no poder llorar ahora, por eso la gente escribe. Si, por ejemplo, tuviera paz, un silencio en el alma en lugar de miles de voces clamando por hambre y sed, sería más fácil dormir en las noches, les dejaría comerse mi piel, mi corazón, con tal de quedar en mutismo, y no despertarse a las tres de la madrugada preocupado por si el Sol saldrá de nuevo, pensando que esa hora es perfecta para escapar, irse de una vez por todas a los confines del espacio. Volver más sincero y cansado, darle un abrazo al mundo, trasmutar a patria férrea de gusanos y flores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s