CREAS CRAES

A veces, casi siempre, me siento en las escalas a verme morir. Mientras el tiempo pasa y mi cuerpo se deshace mi mente se libera, mi alma enardece en inspiraciones vagas y estrellas rotas; y así cada día, y así todos los días.

Pienso, entonces, pregunto ¿qué es lo que hace al hombre eterno? Si mi cuerpo ya ni se sostiene, pero mi pensamiento se refuerza con el tiempo. Descubro, entre noches frías y nubes vagabundas que lo que hace mi ser es el enmarañado nudo de neuronas e impulsos, de impulsos y sensaciones, de sensaciones y sentimientos, de amores y odios que me conforman, que me agreden, que me alumbran y me desconciertan.

Mientras el tiempo implacable me golpea, mi gato se atraviesa en mi andar, mi perro me lame y la vida me deja, mi alma sigue joven. Así, en canciones de una guitarra desafinada esa alma loca, turbulenta, ahuevada, curiosa e inocente, impulsa a veces, a mi espalda desgastada, a mis rodillas moribundas, a mis manos cansadas hacia una chispa de sentir, hacía un fulgor de vida, que decae fugaz, etéreo, sin sentido, y muere, como todo, como yo.

Seré eterno en la esencia porque mi alma se negó a morir y mi menté voló muchas veces, mientras mi cuerpo seguía en la tierra. Pensar que todo esto pasó en un segundo, un segundo que parecía un eon. Al parecer me volví piedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s