DÍA 14

Hice un contrato con el diablo, para asegurarme de tomar su mano y mirarla a los ojos. Cuando éste trató de cobrar el precio que habíamos propuesto; mi alma, descubrió que de ella ya no quedaba nada, toda se había perdido en tus ojos miel para siempre, por siempre, con gusto. Porque justamente era eso lo que siempre quise, quedarme con el mejor demonio de todos, Tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s