NIEVE NUBE

La nieve no paraba de caer así como mi corazón de palpitar. -10 grados a la intemperie y un poquito más bajo mi abrigo, sabía que esta sería mi última noche y por eso me empeñé en disfrutarla.

De tantas cosas para pensar y nada se me ocurría así que, mi mirada se perdió a lo lejos, en el horizonte níveo, en el blanco abrumador del manto nevoso que lo cubría todo. Entonces recordé algo importante, recordé la tez de tu piel y el parecido con mi situación. Tez blanca, ojos color bonito, cabello castaño hermoso y labios rosas. ¡Como olvidarte!. Te pensé durante horas, frías horas, eternas horas. Y la nieve no dejaba de caer y mi corazón de palpitar. Pensé precipitar mi muerte, y lo estaba logrando, pero tu imagen no me abandonaba, ni cerrando los ojos, ni apagando la mente. Entonces recordé una noche, donde te abracé, donde concilié el esquivo sueño a tu lado y la madrugada se llenó con tu aroma, tu suavidad y tu imagen. Ya estaba muerto. ¡Lo juro! sin embargo, me negaba a no sentir esa sensación de nuevo.
Así fue como sobreviví no sólo una noche, sino una semana al inclemente frío, a la hambruna y la deshidratación. Motivado únicamente por ti, para ti, por tus ojos, por tu piel. Piel color nieve, que a diferencia de ella se siente cálida al tacto de mis dedos y no se derrite, yo me derrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s