ESTE NUEVO HÁBITO SOLO SE VA POR SU ESFUERZO

Ya no siento mariposas, hace mucho tiempo mi estómago se convirtió en un lugar inhóspito y agresivo para ellas. Ya las mariposas no crecen ni se hacen sentir en mi interior, ellas ya no son prisioneras sino que de alguna manera las liberé. Ahora siento como su aleteo crea turbulencias en la brisa, como sus patas se posan sobre mi piel, como sus antenas se mueven para darse cuenta en que mundo están. Ahora veo el color de sus alas, mezclarse, brillar, transformarse y generar figuras de la nada. Ya no siento mariposas presas, sino que las siento libres, las conozco, las entiendo y no me enamoro a ciegas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s