TARDES DE ESCAPE

Hay tardes en las que no me soporto. Sé que no puedo retener esos picos de ira que me dan, o de tristeza. Entonces salgo, camino. A una velocidad que por mucho tiempo extrañé tener. Ahora, uso mis pies como antes… Para liberarme de muchas cargas. A veces encuentro tardes como estas, otras llueve. Hay otras que me coge la noche y me pierdo en ella. No vuelvo hasta que tengo la certeza que no haré daño a nadie. La soledad la busco y no me quejo de ella, es ahí el lugar donde me he conocido. Ahí donde veo los niños del parque jugar e intento que me contagien, o los novios balancearse en los columpios en un enamoramiento que suelo envidiar. Es la ciudad y sus ruidos la que calman mis ruidos, para volver al silencio cotidiano de soportarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s