Musa

Ella ponía la mirada, yo los sueños. Ella ponía los labios, yo las ganas de besarlos. Ella dejaba su cabello al viento, yo me quedaba atónito mirando como ondulaba. Ella hablaba y yo sonreía. Ella ponía la sensualidad y yo las ganas de conquistarla. Ella era mis letras y yo el escritor. Mi musa y yo el inspirado. Ella era todo y yo la disfrutaba. Y así fue, es, y será.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s