dfes

Eres símil de un rayo, un arco eléctrico, una descarga. Al verte, siento una corriente, un shock y un cosquilleo. Brillas con tu fulgor propio y generas una energía que entumece mi rostro y me obliga una sonrisa. Fluyes y eres cálida al contacto, pones mis pelos de punta y cuando quieres explotas como un rayo. Eres como un arco eléctrico, como la electricidad misma, tan necesaria y tan interesante que todos los días hago cortos circuitos para disfrutar de tus chispas.

Anuncios

Dieo

Eres la ilustración que me saca de la ignorancia, el ocultismo que me anima a temer a tus ojos, el oscurantismo en la instrucción y entendimiento de los límites de las sensaciones que causas y el renacimiento de la locura y mi ser vibrando por tu sonrisa.

Jieuw

Si se trata de una sentencia adecuada y una razón acertada. Tus ojos comparten la unicidad de Frte. Aunque sean resultado de un proceso común de formación, de alguna manera ese proceso generó el patrón que conforma tu iris. Es así, como la belleza de la danza de colores que se exhiben en tu iris, sólo tiene como rival la del otro iris que completa tu mirada. Si se trata de una sentencia adecuada, tienes ojos únicos y hermosos y yo trato de tener historias para describirlos, al menos un poco.

Sir Ena

Mi abuela me contaba historias fantásticas, de sirenas, de brujas y hechiceras. Que conquistaban el corazón y la mente de un hombre tan sólo con el sonido de su voz. Historias donde los marineros encallaban por ese sonido sutil y encantador. Yo no las creía, no las creía, no las creía. Que tonto fui, pues luego de escucharte, fue cuando noté que tu voz había logrado algo así. Ya el curso de mi mente estaba propuesto. Iba directamente a una fatalidad encantadora, a colisionar con tu sonrisa, a perderme en las mareas del tiempo y naufragar por una sirena de ojos cafés y sin cuerpo de pez.

¿MATEMÁTICAS? ¿MÚSICA?

Si los números me fallan para describirte, entonces recurriré a las letras. Aunque ciertamente puedo describirte matemáticamente, hay cosas que sólo puedo dar a entender con palabras y frases compuestas e intrincadas. Y si estos dos lenguajes universales me fallan para contarle a otros lo majestuoso de tu ser, entonces recurriré a la música.

Pues en la música puedo explicar claramente aquellos sentimientos tergiversados, complicados y mezclados que ni con números, ni con letras podría explicar. Así es como hoy te hago canción y le explico al mundo todo lo que causas.

LO QUE NECESITO DE TI

No sabes cómo necesito tu voz;
necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban,
necesito tu paz interior;
necesito la luz de tus labios
! Ya no puedo… seguir así !
…Ya… No puedo
mi mente no quiere pensar
no puede pensar nada más que en ti.
Necesito la flor de tus manos
aquella paciencia de todos tus actos
con aquella justicia que me inspiras
para lo que siempre fue mi espina
mi fuente de vida se ha secado
con la fuerza del olvido…
me estoy quemando;
aquello que necesito ya lo he encontrado
pero aún !Te sigo extrañando!

Mario Benedetti