…—…

…en el paraíso que se oculta en las mentes que imaginan, el orden y el chaos, la belleza y la ignorancia, que imaginan como se lee con los dedos, mientras el púlpito que sostiene el papel no es más que la piel desnuda de los sueños, no es más que el sendero enternecido por el cobijo que la palabra hecha tinta, construyó para proteger del frío la sentencia de cordura, quizás sean muchas las hojas del libro que caigan en otoño, pero al final la piel rojiza coloreada por el éxtasis del imaginar los sueños de un autor diferente a la memoria, bastará para creer que la cintura de la vida perdió la cabeza delineando los limites de tus piernas al rededor de la adicción, del vicio de leer, de leerte soledad enternecida a causa del sendero enternecido por el cobijo de la palabra hecha tinta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s