Invasión de tristeza

La tristeza se extendió 
de pronto,
por toda la habitación.
Se derramó en el rostro
de las paredes, 
se impregnó en el mercurio
sólido, de todos los espejos
y se propagó por toda la casa. 
Se extendió por la larga calle que recorro a diario, 
se amotinó en toda la ciudad, como una procesión
de condenados a muerte
o como una manada 
de mártires lobos.
La tristeza se metió en el aire 
y en el color del cielo,
se metió en las alas de las aves 
y en los gestos de todos los habitantes de la ciudad.
La tristeza 
Se mezcló entre el silencio 
y las palabras,
colonizó al amor y al odio,
secuestró a la luz 
en la mirada de tus ojos
exhumó cadáveres en las memorias 
y se hizo resplandor sepia 
en todo lo que se alcanza a ver del universo.
Todo ése desastre había hecho la tristeza, según yo,
el día de ayer.
Hoy sé que la tristeza, 
nunca estuvo en todas partes,
que sólo estaba dentro de mí, 
que se encarnó en mis ojos y se anidó en mi carne.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s