De esas cosas que escondes y regalas

“Tengo miedo de quererte, pero sin embargo aquí estoy, queriéndote de todos modos”.

Llenando el hoy de recuerdos y maquillando el futuro con promesas vanas, Remplazando estos días vacíos y sin sentido con tus ojos, tu voz y esa sonrisa que escondes con recelo, Celebrándole un gol a la vida por ese regalo, que fuiste tú.

Vivo incrédulo de las coincidencias; pero así mismo del destino, Todo tiene una razón de ser, y en una milésima de segundo cabe la decisión que abarca una vida u otra. Tal vez exista la suerte, Sí, pero no necesité de rezos, tréboles de cuatro hojas o el final de un arco iris para toparme contigo.

Llámalo Dios, destino o simple casualidad, pero lo que me puso a tu lado así mismo me apartó de él. Con optimismo, no se quedará en sueños pasar mis noches a la luz de tus ojos, mis días con el calor de tus abrazos y mi vida con felicidad; Felicidad que tiene nombre propio, una sonrisa deslumbrante, y la mente más retorcidamente atractiva que me pude haber cruzado alguna vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s