Katerian Man

La puta que parió a los guerreristas criados en la época Uribista, son unos estúpidos, insensatos que se matan por un partido. Salgo con Lulú como todas las noches a charlar, reflexionar, programar el día próximo y disfrutar de la belleza de la noche; vaya chiste me encuentro, cuatro hinchas del Medellín, equipo al que dizque apoyo y dos del Nacional, se agarran a pelear, se bajan del taxi con digamos que eso era una varilla y tenía su bella 45mm en cintura y los otros tres igual. Chiste que le va a pegar al del Nacional y se caen ambos y no sé de dónde putas me salió las ganas de decirle “Parce, dejen esa puta maricada, matense pero en igualdad de condiciones, deje de ser marica” y sí se montó en el taxi y cuando se ven la torramenta de motos con sus respectivos sicarios y mujerzuelas (No faltan las mujerzuelas en algunas motos), y traquetean a cuatro cuadras, entro a mi casa y el portero dizque “¿Luís usted quería que lo mataran?” y yo como vivo en mi propio planeta, donde Kateria me acompaña y siempre soy ganador digo “Don Emel, era peor si mataban a esos tipos ahí y luego me mataban a mí, eran menos muertos si me mataban a mí sólo” risas… Volví a salir y llevo a Lulú, nuevamente aunque esta vez si quería que hiciese su labor -Antes no pudo porque ella sí se asustó-; vamos caminando y ¡oh! sorpresa, en una esquina mal contados 25 tipos con camisetas del nacional (Armados todos y unas cuatro-cinco mujerzuelas -las de las motos- ahí) y en la otra esquina unos tipos de UNE diciendo que no se fueran a matar por un partido que celebrarán en su barrio (Admiré al mechudo de UNE, salvó la noche), compré un Squash (Llegué hasta allá para ver como sería el día de mi suerte) y me devolví, le dije al del Medellín -Parce, usted de verdad iba a matar al pelao- y me dijo -Claro sin rencor, ese malparidito, estuvo por mi casa y le pegó a mi hermanito- a lo que le contesté -Y por un hermano, va a dañar su vida, coma mierda parce, ojalá piense la cagada que iba a hacer-. Crucé la acera, pasé por la iglesia y miré a ambos lados, en la esquina izquierda los del Nacional, en la derecha Los del Medellín y en la mitad yo y Lulú obvio me dije -Qué hermoso sería invocar el Flash Glepard y solucionar esta pelea de una vez-, cogí Lulú y crucé, volví a cruzar y llegué a donde los veinticinco tipos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s