Hablando solo con el aire

“La religión es el opio del pueblo.” Marx dice que la religión es el “opio del pueblo”, porque adormece el espíritu revolucionario, porque evade la miseria real; la religión suele legitimar el estado de cosas existente, dando incluso, en casos extremos justificaciones teológicas al dominio de un grupo social sobre otro. La religión sólo consuela el sufrimiento evitando transformar la auténtica causa del sufrimiento ‘la explotación económica’ (siendo objetivos). Siguiendo a Feuerbach: con la religión el sujeto se aliena, pierde su propia identidad, su propio ser, se vuelve sumiso, se reduce, se anula a sí mismo porque toma lo que considera mejor de sí mismo (voluntad, inteligencia, bondad, …) y lo proyecta fuera de sí, en el ámbito de lo infinito; desvalorizando su propio ser y su propio destino. Marx proclama como suprema divinidad a la autoconciencia humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s