Nosotros, muchas veces olvidábamos que ese corazón palpitante era de un ser humano; pero entenderíamos más luego, que nunca finalizaríamos nuestro trabajo hasta que no tomáramos a nuestro cargo no sólo aquél problema de ruidos y válvulas vapuleadas por la enfermedad, sino experimentando la esencia de ser médico al ocuparnos también de ¨lo otro¨

Rafael Muci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s